¿Qué pueden esperar los adolescentes al navegar por aquellas difíciles primeras 16 primaveras? Un salvoconducto de un día para irse de fiesta sin hora de llegada, unos jeans a la moda o, en el mejor de los casos heredar, el auto de su mamá o de su hermano mayor, éste con las imborrables huellas de la batalla.

Ford_Mustang_For_Christmas1_frankymostroPues bien, todo esto no sucedería si te apellidaras Ford y fueras hijo de Don Henry II, quien decidió que su retoño Edsel ya podría manejar un Mustang 2+2 en 1964. Así que para Navidad afuera de su casa esperaba con todo y moño un auto único en su especie, uno de esos que son 1 de 1 con las impresionantes ventas de 418,000 unidades de 1964, pues contaba con equipo especial, como asientos de piel, instrumentos de lujo y un logotipo único que combinaba el legendario caballo galopando con las iniciales EBF II. Casi ni se notaba que era para el hijo del patrón.

 

Así que el 24 de diciembre de 1964 Henry Ford le indicó al chavito Edsel que se asomara por la ventana ya que Santa Claus había llegado con su regalo de navidad y cumpleaños combinado pues su onomástico era el 27. Edsel narra que salió en pijama ignorando las temperaturas bajo cero para subirse a su nuevo juguete. Y por 3 años lo manejó diariamente, imagínate la envidia de sus amigos al escuchar el V8 de 289ci (tocado de fábrica) al acercarse a la prepa, seguramente más de uno salía a recibir el auto dos cuadras antes de su arribo.

 

Desgraciadamente el auto ya no existe, fue destruido en un accidente manejado por gente de mercadotecnia de Ford, afortunadamente ningún humano resulto herido (me da lo mismo yo sufro igual).

[wzslider]