Sí, uno nunca sabe con qué clase de «nerd» se va a topar. Aquí un claro ejemplo de cuando «la vida te da sorpresas»…