Si tienes prisa por llegar al camposanto, la Cadillac “Gargoleada” es la solución pues con su motor de 12.5 litros y 1766 HP de potencia seguro llegas a tiempo a cualquier entierro.

A diferencia de otras tendencias, los hot rod aceptan cualquier modelo para darle rienda suelta a tu imaginación, es más, entre más raro y loco… mejor, por eso los hermanos Barris escogieron una imponente carroza fúnebre para lograr uno de las naves más exóticas y extremas de todos los tiempos. No es nuevo para estos carnales hacer autos que pasen a la historia, ¿te suena el Batimóvil de los años 60? Sí, ese del Batman gris y panzón, o ¿El DeLorean de “Volver al futuro”? Esos son tan solo unos ejemplos de su arte llevado a la lámina.

0003

King size

No podía ser una carroza normal, había que disponer de la más larga y no hay nada más extenso en el medio de la “mortaja” que la Cadillac 1967, con su interminable cofre, 4 puertas para trepar a las viudas y un laaaargo espacio para albergar el ataúd del “chilaquil” O’Neil. El color morado ultratumba con un exagerado tratamiento metálico es el único que podía sustituir a al negro sepultura, además la gárgola perfectamente aerografiada en el costado luce más, el techo “chopeado” hace ver a la Kargouyle todavía más larga. El toldo de piel, los adornos funerarios y cada moldura original perfectamente cromada se quedaron ahí, pues dicen que es de mala suerte desmantelar y quitarle la onda a una carroza. Lo que sí no se quedó ni de chiste fue el motor, el bloque original de 500 ci no era suficiente según los Carnales Barris así que se fueron con los especialistas de Dragsters para encargar un motor especial de 760 ci. Estamos hablando de un propulsor de 12.5 litros (para que tengan idea, son casi 3 motores del Mustang nuevo juntos). Y si a eso le aumentamos un supercargador 871, headers abiertos de “Top Fuel”, todos los fierros de sus entrañas intensamente forjados reforzados y tres bendiciones para que aguante, nos da como resultado la módica cantidad de 1766 HP. Dicen que hasta un muerto se les salió disparado después de un violento arrancón.

Con tanto poder, hubo que reforzar el chasis al máximo, no importando que el peso aumente dramáticamente pues con tantos caballos se mueve porque se mueve. La transmisión automática de dragster manda el poder a los rines AGP Competiton de 18” de creación exclusiva y que encajaron muy bien, tanto en diseño como en medida, incluso con los enormes rodillos 355 de atrás. La suspensión Air Raide con compresor incluido le permite rodar tan bajo como se le antoje o el camino lo permita.

0008

Pompas fúnebres

Por dentro, está totalmente original, tan solo el volante custom y algunas telarañas de utilería le dan el toque tétrico. Pero cuando el sol se pone, la Kargoyle se transforma en la casa de los sustos de la feria: cristales entintados, cortinas moradas y empolvadas, luz negra por todos lados. Y si a esto le sumamos una marcha fúnebre reproducida por el DVD Alpine, 6 medios Boston Acustic de titanio, 4 woofers JL de 15” y un amplificador desconocido pero del tamaño de un ataúd, la fiesta post-entierro (con la viuda incluida), está garantizada. No cabe duda que en el tuning no hay límites, sólo basta pensar en algo inaudito y aterrizarlo para que sea un éxito.

[wzslider]