No es por ser pesimista, pero la verdad es que alguien, o va a  perder la chamba, o ya está pidiendo lana en las esquinas.

Vean de qué hablo.