La suerte de este ruso (obvio conozco como la palma de mi mano la carretera M5 de ese país) está como para que después de su incidente carretero se vaya a comprar el Melate o, ya de perdida, un «Raspadito».

¡Gente tonta!