¿Seguro te la sabes de todas-todas en el ahorro de gasolina, no? Desde un motor bien afinado, filtros destapados, llantas bien infladas y portarte bastante delicadito con el acelerador. Pues bien, si con todo lo anterior no te rinden los litros de a litro, aquí te paso unos alternativos y políticamente incorrectos que únicamente aquí en frankymostro.com encontrarás.

 

Cambia tus amistades

Ve diciéndole adiós a tus amigos adoradores de las memelas y las fritangas, pues la única llanta extra que podrás transportar de ahora en adelante es la de refacción, sí, como lo oyes, vas a tener que dejar a tus simpáticos y obesos amigos con más de tres cifras de peso, por esos aburridos y ligeros vegetarianos que tanto odias. Ni hablar, todo sea por el ahorro.

 

Evita el tránsito

Este consejo podría parecer obvio, pero no, si vives en grandes ciudades en las que en las horas pico puedes llegar a estar hasta 50 minutos avanzando tan solo unos cuantos metros, viendo con angustia cómo cae la aguja medidora de gasolina, Aquí te va la solución, si ves que no se avanza abre el cofre, finge una descompostura, así podrás circular cuando se agilice la situación. Ojo, para proceder a aplicar esta maniobra necesitaras tu iPod con un buen playlist y unos audífonos supresores de sonido, ya que los recordatorios a tu progenitora serán variados, ocurrentes y hasta en varias lenguas.

 

Empleo nuevo

Al igual que el punto anterior, el desplazarte a tu trabajo puede ser el caos para tu economía, por lo que la única solución aquí es que busques un trabajo diferente al que ahora practicas. Como opción puedes ser velador, cantinero de after, el gerente de la ventanita del Oxxo, o de plano cazador de vampiros. Seguro ahora te rendirán mejor tus tanques.

 

Actúa como Al Pacino

Si el tránsito de la nada se hace imposible, lo mejor es buscar ayuda y como está comprobado que la Divina no funciona en las calles, trata de involucrar a las autoridades competentes. Frena de improviso y siempre lleva contigo un Alka Seltzer en la guantera, póntelo en el hocico y finge un ataque epiléptico escupiendo espuma, seguro te sacan escoltado como político con prisa de ese tráfico infernal y con suerte hasta con un amable chofer.

 

 Sacrifica el amor

Aquí tendrás que valorar entre el amor de tu vida por una Cougar que te lleve a todos lados en su camionetón, o en su defecto un viejo rabo verde en su convertible de 2 plazas. Nunca más tendrás que preocuparte por gastarte un tanque al día, pero eso sí, tu cuerpo pertenecerá a otro y tu alma al diablo.

[Best_Wordpress_Gallery id=»3″ gal_title=»Tips para ahorrar gasolina»]