Chevrolet se intenta poner las pilas para entrarle al Rally. Y presenta esta propuesta para el Chevrolet Ultra que tal vez no sea la más estética que pero sí se ve bastante chipocluda.

Franky

Franky

Puedes tomar esta idea para aplicarla a un Chevrolet Spark, claro que lograr los acabados en fascias y estribos requiere a un hojalatero y/o fibrero muy experimentado. Los rines O.Z. los consigues sin broncas al igual que la suspensión que bien podría ser un juego de Coil Overs ajustables en altura y dureza. El interior solo requiere que lo dejes más pelón que al Loco Valdez sumándole un buen Rol Bar y un asiento tipo baquet. Lo que sigue son los medidores e indicadores. Recuerda que el chiste no es que cambien de color –algo que a los jueces no les queda claro- Lo que importa es que funcionen y sean exactos, así que documéntate en el tema y checa tu mejor opción.

 

Por último pero jamás menos importante, es el motor. Para el Ultra, la banda de Chevrolet se aventó algunos pasos macabros pa´ dejarlo mas filoso que un adolescente en las fiestas. Pero no te agüites, hay mil y un maneras de sacarle provecho al diminuto motor de tu Spark que puede ser desde: un filtro de aire de alto flujo y un Cat Back que lo harán desahogar mejor y de paso un poco más ruidoso. Acercate con algún mecánico al que no le “de frío” meterle mano a los fierros para que una de dos; o porteé y pula, cabezas, forje el motor ó de plano haga un “swap” de motor de Astra, Chevy, Meriva ó el que le quede. Total, aca hemos visto algunos Pointer con motor de Corvette, así que; ¿Qué tanto es tantito?.