Autos, moda y rock'n roll, Nuevo

De bajo perfil

La nave de Zuckerberg

La nave de Zuckerberg

La nave de Zuckerberg

La nave de Zuckerberg

Es de lo más natural encontrar a los “divos” de Hollywood a bordo de los autos más extravagantes y caros del mundo, ya que a la par de sus millonarios estilos de vida, es común que se hagan con lujo de facilidad de mansiones irreales, autos de ensueño y hasta amistades.

 

Pues bien, aquí les vamos a dar unos ejemplos de algunos “garbanzos de a libra” que prefieren gastar el dinero en otras cosas, antes que cambiar su auto.

 

La pregunta es: ¿son en verdad miserables, o realmente han creado un fuerte vínculo con su amado auto?

 

Clint Eastwood, GMC Thypoon

No te dejes engañar con su Gran Torino, pues el veterano actor se niega a cambiar su Thypoon con más de 20 años de vida, pues no ha encontrado otra troca turbocargada que acelere de 0 a100 km/h en solo 5 segundos. Digno auto para ‘Harry, el Sucio’.

 

Justin Timberlake, Volkswagen Jetta

El cantante y actor parece darle más importancia al hecho de arrimarle el mueble a Mila Kunis y Jessica Biel, que cambiar de auto, y la verdad no lo culpamos. Él maneja feliz su Jetta, el cual le costó cerca de 20 mil dólares, eso sí, pidió el equipado. Seguro, esto no hará mella en su cuenta de banco calculada en 200 millones.

 

Leonardo DiCaprio, Toyota Prius

Al parecer, el ser uno de los actores mejor pagados del mundo no le afecta su lado ecologista, ya que su automóvil de uso diario es un Toyota Prius, un híbrido muy de moda en E.U. y sobre todo en California, que de hecho se ven tantos como Taco Bells.

 

Daniel Radcliffe, Fiat Punto

Al mismísimo Harry Potter parece que no le ha afectado ganar varios millones de dólares para despilfarrarlos como si tuviera una varita mágica para hacer más dinero, de hecho ha donado varios de estos millones para causas en pro de la ecología y es consecuente al manejar un económico Fiat Punto. Aprende algo Justin Bieber, no todo es emborracharse, escupir fans y manejar un Aventador (aunque se oye bien, ¿eh?)

 

Mel Gibson, Toyota Cressida

Parece que el primer ‘Mad Max’ se posesionó de su papel y se niega a cambiar de auto tras el holocausto nuclear, por lo que se le ve paseando sin complejos en su Toyota Cressida 1988, más feo que su elenco de ‘Apocalypto’. La pregunta es: ¿cómo le hará para meter a sus 7 retoños y salir de paseo?

[Best_Wordpress_Gallery id=”30″ gal_title=”Autos modestos de gente famosa”]

 

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: