Eso de estarse tomando tanto viagra parece que no le hace bien al gran mandamás de la F1. Hoy el viejito ultramegamillonario, descargó todo lo que tenía dentro por tantos meses y soltó cualquier cantidad de críticas hacia lo que se está viendo actualmente en la F1, en su F1…

Salieron unas declaraciones que dio el venerable en las que la actual fórmula de motores, no la bajaba de tren motriz para carritos de paletas, les dijo de todo pues. “Esto es lo más estúpido que le ha podido pasar a la F1. No son ni siquiera motores; esto de las baterías y los híbridos, ni siquiera es un motor de F1”, habló duro el viejito.

Y es que tiene razón… ¿o a poco a ustedes les gusta que les grite al oído una chava que no les gusta? Nos pasa lo mismo a nosotros. Esta Fórmula 1 no aporta la misma emoción que aquella de apenas hace dos años, que todavía tenían los motores V8 con ruido de tambora sinaloense en pleno Mazatlán de Carnaval. Ambas son música para los oídos.

f1-2013-brazil-vettel

Pa’ colmo, el viejito hasta le tiró a los ingenieros que solo hacen su chamba, porque quienes en verdad tienen la culpa son las armadoras que desearon hacer de esta F1, un laboratorio para ecologistas, para gente que no disfruta del olor a gasolina ni mucho menos, del ruido. “Toda esta plática de los ingenieros con los pilotos, ¡todo eso se tiene que acabar! Los pilotos deberían de ser el centro de atención de nuevo, tienen que mostrar de qué están hechos”, acabó diciendo el pelos de muñeca de basurero.

Pues la onda es que todos estos gritos y chanclazos es porque no se apuran a cambiar las reglas, las cuáles teóricamente no cambiarán a menos que todos los equipos estén de acuerdo. O sea… está cañón.