Por fin se pusieron las pilas en lo que le viene siendo, lo que le llaman, la F1, porque a partir del Gran Premio de Bélgica habrá menos ayudas electrónicas para los pilotos. ¿Esto qué quiere decir? Bueno, los F1 siempre han sido la máxima expresión del automovilismo deportivo, y como ustedes saben –y si no lo saben, entérense-, de acá han salido muchas cosas para los autos de calle. Hoy estos monoplazas tienen muchas ayudas para que los pilotos no tengan tanta bronca para manejarlos.

 

Lo que quieren hacer es que se vea más el talento de piloto, y lo van a hacer quitándoles las ayudas para las arrancadas. Normalmente a estos muchachones les dicen los ingenieros los ajustes que tienen que poner en su volante para que las llantas no giren de más y realmente haya potencia al piso, haciendo con ello una arrancada limpia. Mueven varios temas mecánicos para que se pueda tener alguna ventaja sobre los demás carnales.

 

En cristiano, le van a poner más carne que masa al tamal. Vamos a ver ahora más pilotos y menos cuates jugando con botones. Obvio, tiene su gran mérito manejar un Fórmula 1 actual, pero ya los carnales que tienen rato manejando este tipo de autos, han dicho que no les gusta mucho estos monoplazas actuales porque son más fáciles de conducir. El mismito Iceman ha dicho que quiere que los coches sean más peligrosos, obvio, sin tener que exponer más el pellejo para los involucrados.

 

Otra cosa que les van a quitar a los pilotos es que no tengan tanta comunicación con los ingenieros. Esto también hará que los pilotos estén realmente más en control de sus naves, algo que esperemos nos haga ver menos desfiles y más batallas reales en pista.

 

Qué bueno que se aplicaron los de la F1, y ahora que también empiecen a pensar en poner a la hija de Ecclestone a modelar su cuerpecito en las parrillas antes de arrancar cada Gran Premio… la próxima semana les cuento sobre ella, pero este fin hay que estar a las truchas porque se viene Silverstone, una pistota de esas clásicas que nos ponen los pelos de punta.