El nuevo Dodge Viper ACR 2016 llega para devorar la pista creando así la víbora más extrema en la historia.

Las especificaciones de diseño son una locura en el mundo automotriz. El paquete opcional «Extremo Aero ACR» ofrece la mayor carga aerodinámica de cualquier otro vehículo de producción- Dodge afirma que este alcance se logra a través de un alerón ajustable de doble elemento, el cual mide casi 2 metros de ancho. Además cuenta con un difusor en la parte inferior trasera de la carrocería con seis aletas desmontables que acarician la superficie de la pista ayudando a su estabilidad en línea recta.

Bajo la carrocería encontramos una suspensión ajustable con 10 modos diferentes, los amortiguadores Bilstein y las llantas Kumho Ecsta V720 de fabricación especial, más anchas que cinturón de policía de crucero, que ofrecen un área de agarre gigantesca. Estas monstruosas llantas delanteras y traseras, legales para la calle y diseñadas específicamente para el ACR dejan que el Viper clave sus colmillos en el pavimento para un agarre implacable.

Frenos cerámicos de carbono, híper-enormes, miden 14.2 pulgadas atrás y 15.4 delanteros, son los encargados de frenar esta víbora mientras se desliza por la pista, aunque se circule a velocidades no aptas para cardiacos.

En las entrañas encontramos un motor V-10 de 8.4 litros 645 hp y 600 libras/pies de torque con una caja manual de 6 cambios, el escucharlo nos hace sentir todo el poder de un motor atmosférico, el cual se siente puro y sin ayuda de sobrealimentadores (vieja escuela, hermano).

El interior no es muy espectacular, pero esto a quien le importa? Se trata de un auto diseñado para la velocidad, por el cual cuenta con un sistema de audio pobre de tres bocinas, el volante y asientos están envueltos por alcántara antideslizante, y el piso cubierto de alfombra ligera. Los amantes de la personalización pueden escoger el “1 de 1” programa especial de Viper, donde se puede escoger entre más de 800 colores, rines, paquetes Aerodinámicos y todo lo que rodea a este monstruo de Mopar.

«Ahora sí diseña tu víbora a tu gusto»

La producción de la víbora de Chrysler más venenosa jamás creada, iniciará en otoño de este año. El precio no se ha revelado, pero nos podemos imaginar que un ACR será todo menos barato y si el Viper “normalito” ronda los 87 mil dólares, vayan haciendo cuentas.