¿A quien su mujer no le ha exigido carro? No se escondan, porque aunque se presuman los más rudos del gimnasio y de las retas nocturnas en el Play online, alguna vez agacharon la cabeza cuando su mujer les pidió un coche práctico, espacioso, potente, económico y además –como dicen ellas- que sea “manual pero sin clutch”. En todo esto reflexioné este fin de semana a bordo del Suzuki SX4 Crossover. Un viaje en puerta me hizo visitar el súper por todo lo necesario (carne, botana, chanclas y chelas). Los víveres estaban listos, la siguiente parada era la gasolinera:
 frankymostro-Suzuki-SX4.trasera
Despachador: “¿Cuánto le ponemos, amigo?”
Frankymostro: “Lleno por favor”
D: “¿Le checo el aceite?”
FM: ¡¿Qué pasó, joven?!
Más que la albureada, me sorprendieron los 400 pesos que pagué por un tanque lleno de Premium. Y esto apenas comenzaba. Pasé por mi vieja y sus dos maletones tamaño caguama para un fin de semana, pero con el doble espacio en la cajuela del SX4 todo entró sin problemas. El tráfico me tentó a abortar la misión, pero los cómodos asientos, el aire acondicionado y la música desde mi iPod me hicieron seguir en el camino. Bueno, hasta mi vieja se quedó dormida (qué bueno).
En carretera el auto me volvió a sorprender y es que la combinación de la caja CVT de seis marchas y el motor 1.6 son ideales para enfrentar cualquier subida en Tepoztlán ó bajada en la autopista. Tiene manetas de cambio tras el volante y aunque también puedes hacerlos desde la palanca, la sensación de control se acentúa con las primeras y los cambios son tan suaves como nalga de bebé. De pronto comenzó un aguacero de esos que harían esquiar a cualquier auto, pero al SX4 le hizo lo que el viento a Juárez: bien plantado, buena visibilidad y los frenos ABS son tan confiables que aún con el agua, la mordida se mantuvo firme como si estuvieran secos.
Aun vendría otra prueba. llegando a Morelos, en algún momento di vuelta a la izquierda; ¡grave error! El camino se convirtió en vados, topes, terracería, charcos y reparaciones, pero el SX4 no protestó ni cambió su desempeño; es más, se sentía más cómodo que maestro en el Zócalo. El camino se nubló pero ni siquiera eso fue problema porque el paquete de luces incluye halógeno, faros de niebla tablero constantemente iluminado. La dirección es muy noble, la suspensión es tan cómoda que tu ciática no la sentirá y lo mejor es que el indicador de combustible apenas había bajado al medio tanque, lo que hace pensar que, considerando la distancia recorrida, este auto esta entregando un promedio de 13 km/l. Lo mejor es que si no eres bueno para las matemáticas no hay bronca, ya que tiene un indicador en el tablero que te informa en tiempo real el consumo del auto.
Llegando a la reunión, pasó lo inevitable; tres colegas me pidieron consejo para comprarle auto a sus viejas. Yo solo respondí: “salgan a ver el que esta acá afuera, es verde, cuatro puertas, motor 1.6, caja CVT, espacioso, económico, rendidor y versátil; se llama Suzuki SX4 Crossver”.
Checa los detalles:
[wzslider]