Importar futbolistas greñudos y pedantes de Argentina es cosa del pasado, pues ahora la Volkswagen Amarok es sin duda el mejor producto gaucho del mercado.

AmarokDespués del estira y afloja con doña Cristina Kirchner tenemos de vuelta la pick up de Volkswagen que como novedad nos presume una caja automática de 8 cambios, la cual en combinación con el motor Diesel nos hizo pensar más de una vez que el medidor de gasolina estaba descompuesto, pues con pata a fondo por toda la ciudad incluyendo los 160 km/h que nos regaló en la Supervía Poniente “no gasta nada” y eso que en teoría la tracción total permanente (4motion) eleva el consumo. Justo por este detalle decidí tomarlo como tema en “Ya Párate”.

Si bien le dimos mucho uso citadino, sería un pecado no exigirle al 4×4 para ver si es cierto que los productos alemanes roncan como duermen en terracería. Con un botón bloqueador de diferenciales, la Amarok lo hace muy bien; sin embargo, el motor biturbo de 2.0 litros y 180 HP necesita de varias vueltas para despertar, pues sin la sobrealimentación prácticamente no se mueve. Pero ya llenita de boost la Amarok y sus 295 lb-pie de torque sortean cualquier piedra del camino, como diría José Alfredo.

Ayuda divina
Para completar nuestra prueba de manejo Tláloc nos regaló una hermosa tormenta la cual aprovechamos gustosos para darle caña a los rines 18, las llantotas todo terreno y la suspensión. Y sí, nos agasajamos en verdad brincando charcos sin perder el control en ningún momento gracias a la tracción total y las asistencias electrónicas como el ASR y ABS, por cierto ningún peatón resultó herido durante la prueba, nada más los mojamos.

Por dentro es bonita a secas, los asientos son cómodos y el habitáculo nos hace olvidar a veces que es una camioneta todo terreno, pues se respira el ambiente VW en cada rincón, incluyendo la calidad de los materiales. Pero a quién le importa si tiene plásticos de GOL en el tablero si su rendimiento y manejo es espectacular. Hay que mencionar que nos dio un poco de lata entender el sistema Bluetooth y el sonido del estéreo no es nada del otro mundo, por eso mismo lo apagamos y bajamos los cristales para deleitarnos con el ruido que hace el motor diesel que tanto nos gusta. Que la verdad ya no tiene nada que ver con el ronquido y cascabeleo de los camiones Torton, la tecnología TDI ha hecho de la Amarok una pickup diesel bastante silenciosa.

Con un costo aproximado de 466,000 pesos no sentimos que sea cara, sobre todo si tomas en cuenta que es un vehículo fiel diseñado para envejecer junto con su dueño y, en una de esas, hasta pasar a la siguiente generación.

[wzslider]