De buena fe: Huyndai Santa Fe 2017

image

Pues bien, si todavía no asimilábamos la llegada de la nueva Tucson, la marca coreana nos atiza otro agradable bofetón, se trata de la Santa Fe, una SUV que llega a México con la buena fama ganada por Hyundai en sus dos años en suelo azteca y la particularidad de un motor turbo cargado que hace que todo mundo la vea con otros ojos.

La línea tiene un claro parecido a su hermana menor, pero con espacios entra parrilla y faros más holgados, lo que le hace ver más refinada. El cofre largo, la inclinación de los postes y la caída de la parte posterior del techo, que al unirse al también inclinado medallón y un muy bien logrado trasero, nos hicieron verla ágil aun antes de manejarla, por lo que podemos asegurar que varios “maridos” optarán por comprarle esta camioneta a la reina del hogar, con toda la intención de robársela a la menor provocación. Algo tendrá que ver también el diseño de los rines y si se piden en versión gris oscuro, ni hablamos.

Por dentro no esperábamos menos de lo que descubrimos, un auto que se ve y se siente sólido en su armado, de esos que sabes que aguantarán 10 años de empedrado sin molestos rechinidos en el diseño de los asientos. En verdad es cómodo, con una sujeción que te permitirá viajar muchos kilómetros sin achaques y, aunque la piel no es de gran nivel, te garantizo que aguantará sin problema los heladazos de las criaturas sin perder su calidad.

También destaca el arranque por botón casi obligatorio en todos los autos modernos y un enorme techo panorámico muy bien polarizado para no quedar colorado, climatizador de zonas, y el sistema de audio con seis bocinas con todas las conexiones para dispositivos externos habidas y por haber, que con una pantalla táctil de 7” facilita su manejo. El navegador nos sacó un par de sustos, pero al final era cuestión de acostumbrarnos a las gráficas 3D.

La motorización y el manejo de la Santa Fe recaen en una máquina dos litros turbo, la cual produce 240 HP y 260 libras-pie de torque, que nos brindan sensación de ligereza cuando el tacómero rebasa las 3,000 rpm. La transmisión automática de 6 cambios de palanca al piso y modo semimanual, hace que esta Hyundai acelere aceptablemente sin patadas entre cambios. El consumo es aceptable si no se abusa del turbo en arranques de cero de las sobremarchas a la menor provocación.

La seguridad está bastante bien nutrida con discos en las cuatro llantas de 19” con ABS , control de estabilidad, de frenado y asistencia en pendientes, y aunque el creador no lo quiera, siete bolsas de aire.

Si buscas variedad de versiones y colores voltea para otro lado, pues la Santa Fe llega en un solo modelo, el cual, por cierto, es el top de la gama y podrás escoger entre tres colores. Blanco aperlado, Rojo serrano y Gris mineral.

El precio de 504,900 podría parecer un tanto elevado, pero tomando en cuenta el dólar arriba de los 18 pesos y el motor turbo no tan común en el segmento, está de pensarse.