Kia Optima: muy a la gringa

Kia Optima

La marca coreana ha ganado popularidad en México a pasos agigantados, especialmente por sus camionetas, pero hay mucho más dentro de su gama, por ejemplo el Optima, el cual ya nos había coqueteado visualmente años antes con algunos comerciales en el Super Bowl.

El Optima es el sedán mediano de Kia, el cual fue creado para tratar de tirarles el teatrito a los posicionados Accord y Passat, que se reparten gran parte del botín en este segmento.

Como les conté, este sedán es nuevo solo en nuestro país, puesto que en generaciones ya lleva tres, pero en términos de sedanes medianos apenas empieza a incomodar a los ya arraigados.

Muchos modelos como este fueron creados con el fin de conquistar el gran mercado americano, el cual se rige en comodidad, luego existo y por lo tanto el Optima es el modelo más vendido en las tierras del hot-dog.

Pero hablemos un poco del diseño exterior, el cual destaca por un refinado atrevimiento que no acompleja ante ningún auto alemán, la combinación de cortes angulados y algunas curvilíneas lo hacen bastante agradable a la vista con tintes de deportividad. Los rines con marcados contrastes entre negro y aluminio le dan frescura, sobre todo rodando despacio. Para mi gusto, les sobró algo de cromo, pero recordando que fue pensado principalmente para gringos, es lógico, pues ellos lo exigen más que a Bruce Springsteen en una borrachera de jardín con cerveza.

Pero no solo tiene un gran diseño, el interior también destaca por la buena calidad de materiales en casi todos lados, solo un par de plásticos duros que estuve a punto de arrancar para que no desafinaran en el bien logrado interior.

Asientos de piel con calefacción y ventilación, cargador inalámbrico de celulares, pantalla táctil de ocho pulgadas, sistema de sonido Harman Kardon y un techo panorámico en verdad enorme.

Bajo el cofre, el Optima cuenta con un cuatro cilindros de 2.0 litros de 245 HP, tracción delantera y una transmisión de seis relaciones con la opción de hacer los cambios desde las paletas. Con un rendimiento de 11 a 12 kilómetros por litro, la dirección es electrónicamente asistida y la suspensión una multibrazo.

La seguridad es la que esta marca ya nos tiene acostumbrados con cinco estrellas en prueba de choque, frenos de disco en ambos ejes, sensor de aproximamiento y cámara de reversa, así como las siete bolsas de aire que igualan los años de garantía.

El manejo del Optima es el que esperábamos de un sedán de su segmento, con una calidad de marcha muy “sabrosa” y una suspensión que consiente al conductor, aunque un mejor recorrido e insonorización se agradecerían. Aunque 247 HP en número son suficientes, el peso de 1,610 kilogramos, más lo que se haya comido el conductor, pasan factura y hay que esperar que el turbo realice su trabajo arriba de las 3,000 rpm para sentir cómo despierta el Optima.

El Optima SXL que probé es el tope de gama y cuesta 441,000 pesos y, como lo dijimos, la tendrá dura contra el Camry, Altima, Malubu, Fusion, Mazda 6 y, sobre todo, el Accord y Passat.

img_7389 img_7390 img_7391 img_7392 img_7394 img_7395 img_7398 img_7399 img_7400 img_7401 img_7402 img_7403 img_7404