Naves famosas, pero mala onda…

Las naves y el cine siempre han tenido una relación estrecha. Antes de que el automóvil fuera un objeto glorificado en la pantalla grande, existió un género creado para recordarnos las terribles posibilidades que se ocultan en el motor de un vehículo. Nos referimos al género cinematográfico de terror automotriz (sin chillar eh).

Checa estos cinco autos que son más malos que los Panchitos de Santa Fe:

5) Trailers de Maximum Overdrive (1986) -Foto de portada-

Las historias de Stephen King han inspirado incontables proyectos de cine y televisión, pero sólo ha estado involucrado en la dirección de un largometraje de forma directa: Maximum Overdrive. En este filme, las máquinas del mundo son lideradas por un ejército de tracto-trailers en una guerra en contra de sus amos humanos -muy loca la onda-. Aunque el filme tiene ciertas deficiencias en términos de efectos especiales, se las ingenia para mantener interesado al espectador por medio de aparatosas escenas de violencia.

 

4) Lincoln Continental Mark III de The Car (1977)

No es posible decir que The Car es la mejor película de terror automotriz de todos los tiempos. No lo es. Sin embargo, probablemente se trate de la encarnación más pura del concepto. El filme es antagonizado por un Lincoln Continental Mark III con macabros rasgos antropomórficos en la carrocería, un vehículo expulsado de las entrañas del infierno, con voluntad propia y tendencias homicidas.

lincoln

 

3) Trailer de Joy Ride (2001)

Joy Ride es una película en la que el espectador no sabe si animar a los protagonistas o desear su inmediata destrucción. El argumento es simple: un par de hermanos (Paul Walker+ y Steve Zahn) se meten con el camionero equivocado durante un viaje en carretera, lo cual desata una ira que no encontrará saciedad hasta probar la sangre – peor que chofer de pesero-. En este caso, tanto el vehículo como el conductor son malvados.

joy-ride

 

2) Camión de Duel (1971)

En 1975, el largometraje Tiburón (Jaws) consolidó la fama y reputación del joven director Steven Spielberg. Pero antes de ese período, en 1971, Spielberg debuta con la película Duel, una historia similar a la del tiburón, pero en tierra firme. En vez de un escualo gigantesco, el protagonista de Duel es acechado por un sombrío camión a lo largo de una carretera desierta. Los ambientes áridos, la sensación de abandono y soledad, así como la ausencia de un conductor en el camión son todos elementos que, conjugados, ofrecen una visión de terror puro.

duel-truck

 

1) Plymouth Fury de Christine (1983)

Christine, el segundo intento de Stephen King en el terror automotriz, sobresale por encima del resto de los exponentes del género. El largometraje fue dirigido por el legendario John Carpenter, mientras que la historia gira en torno a un torpe adolescente que se obsesiona con la restauración de un Plymouth Fury modelo 1958, sólo para descubrir que el vehículo tiene una voluntad asesina. Además de presentar algunos de los efectos especiales más avanzados de su época, Christine tenía la habilidad de invadir los sueños y repararse a sí misma.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA